Medición de las concentraciones de CO2 emanados de cigarrillos convencionales y electrónicos

El tabaquismo va en aumento a nivel mundial y en nuestro país la percepción del riesgo sigue siendo baja, pese a las campañas ministeriales. Analizar el humo del cigarrillo es importante ya que contiene sustancias tóxicas responsables de enfermedades. Se determinó la concentración de CO2 (ppm), emanada de cigarrillos convencionales y electrónicos monitorizándolos con sensor durante 10 minutos. Se analizaron cinco variedades de cigarrillos convencionales: normal, light, mentol, click-on 1 y 2 clicks, incluyendo al cigarrillo electrónico descartable (e-hookah). El cigarrillo que más CO2 emitió fue tipo normal (63.884 ppm, rango: 61.420), siguiéndolo el doble-click sabor uva (41.985 ppm, rango: 38.729), light (32.022 ppm, rango: 28.922), 1 click–mentol (29.206 ppm, rango: 26.076) y mentolado simple (20.872 ppm, rango: 17.938). El cigarrillo electrónico emitió 2664 ppm (rango: 1580). Esto confirma la hipótesis de que los cigarrillos convencionales, con filtro normal, emanan concentraciones mayores de CO2 que otras variedades de cigarrillo, incluido el electrónico aunque este último supera el límite de confort.